Consejos para escoger lentillas progresivas

Consejos para escoger lentillas progresivas
Lentillas progresivas
0

Las lentillas progresivas son una opción cada vez más popular para las personas que necesitan corregir la presbicia. Este es un trastorno de la visión que provoca dificultad para ver de cerca. A través del uso de lentillas, se proporciona una visión clara a todas las distancias. Convirtiéndose en una opción ideal para personas activas, que necesitan ver bien para trabajar, conducir y realizar actividades cotidianas.

Elegir las lentillas adecuadas es importante para garantizar una visión óptima y una comodidad duradera. A la hora de escogerlas, es importante tener en cuenta varios factores. Como el estilo de vida, las necesidades visuales y el presupuesto. En este artículo, te presentamos algunos consejos para ayudarte a escoger las adecuadas para ti. Su gran ventaja es que ofrecen una visión nítida, sin necesidad de quitarse y ponerse las gafas.

También te puede interesar: Las 5 mejores ópticas en Madrid

¿Cómo escoger las lentillas progresivas adecuadas?

Lentillas progresivas

Las lentillas son una buena opción para las personas que necesitan mejorar su calidad de visión. Con ellas se puede corregir la presbicia. Esta es una condición que se desarrolla con la edad y que dificulta la visión cercana.

Este tipo de lentillas permiten una visión nítida a todas las distancias, desde la visión lejana hasta la visión cercana. Así, no necesitas utilizar gafas y podrás llevar un estilo de vida normal.

Si estás pensando en usar lentillas, hay algunos factores que debes tener en cuenta para elegir las más adecuadas. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos para escogerlas:

Consulta con un profesional óptico

Lentillas progresivas

La consulta con un profesional óptico es el primer paso imprescindible para elegir lentillas. El óptico es un profesional sanitario cualificado para evaluar tu visión y asesorarte sobre las mejores opciones para ti.

Durante la consulta, el óptico te realizará una serie de pruebas visuales para determinar tu graduación y tus necesidades específicas. Estas pruebas pueden incluir:

  • Examen de la vista: El óptico te examinará los ojos para detectar cualquier problema de salud ocular.
  • Prueba de refracción: El óptico medirá la graduación de tus ojos para determinar la cantidad de corrección visual que necesitas.
  • Prueba de visión binocular: El óptico evaluará la forma en que tus ojos trabajan juntos para ver.
  • Prueba de visión de cerca: El óptico evaluará tu visión para distancias cercanas.
  • Prueba de visión de lejos: El óptico evaluará tu visión para distancias lejanas.

Una vez que el óptico haya determinado tu graduación y necesidades específicas, te ayudará a elegir el tipo de lentillas. Estas serán las que mejor se adapten a ti.

Considera tu estilo de vida

Lentillas progresivas

El estilo de vida es un factor importante a tener en cuenta a la hora de escoger lentillas. Los siguientes son algunos aspectos a considerar:

  • Actividad física: Si tienes un estilo de vida activo, necesitarás lentillas que sean cómodas y duraderas. Las lentillas de silicona son una buena opción para las personas activas. Ya que son más transpirables y resistentes a los rasguños que las lentillas de hidrogel.
  • Trabajo: Si pasas mucho tiempo delante de la pantalla, necesitarás lentillas que te permitan ver con claridad a todas las distancias. Las lentillas con filtro de luz azul pueden ayudar a reducir la fatiga ocular causada por las pantallas.
  • Otras actividades: Si realizas otras actividades que requieren una buena visión, como conducir, practicar deportes o leer. Necesitarás lentillas que te proporcionen una visión clara en todas las distancias.

El óptico te ayudará a comprender las diferentes opciones y a elegir las lentillas que mejor se adapten a ti.

Ten en cuenta tus necesidades visuales

Lentillas progresivas

Además de la presbicia, es posible que tengas otros problemas de visión, como astigmatismo o miopía. Si es así, deberás informar al óptico para que pueda graduar las lentillas de forma adecuada. Aquí presentamos algunos de los problemas más frecuentes:

  • Astigmatismo: Es un problema de refracción que hace que las imágenes se vean borrosas o distorsionadas. Si tienes astigmatismo, necesitarás lentillas que estén diseñadas para corregir este problema.
  • Miopía: Es un problema de refracción que hace que las imágenes de objetos lejanos se vean borrosas. Si tienes miopía, necesitarás lentillas que aumenten el poder de enfoque de tus ojos. Para que puedas ver los objetos lejanos con claridad.
  • Hipermetropía: Es un problema de refracción que hace que las imágenes de objetos cercanos se vean borrosas. Si tienes hipermetropía, necesitarás lentillas que disminuyan el poder de enfoque de tus ojos. Para que puedas ver los objetos cercanos con claridad.
  • Estrabismo: Es un problema que hace que los ojos no estén alineados correctamente. Las lentillas pueden ayudar a corregir el estrabismo y mejorar la visión binocular.
  • Diplopía: Es una condición en la que se ven dos imágenes de un solo objeto. Las lentillas pueden ayudar a corregir la diplopía y mejorar la visión.
  • Atrofia óptica: Es un trastorno que daña el nervio óptico. Las lentillas pueden ayudar a mejorar la visión en personas con atrofia óptica.

Si tienes algún problema de visión además de la presbicia, es importante informar al óptico al realizar la prueba. Utilizará esta información para graduar las lentillas de forma adecuada, garantizando que puedas ver con claridad a todas las distancias.

Elige el tipo de lentillas progresivas adecuado

Existen varios tipos de lentillas, cada uno con sus propias ventajas y desventajas. Los tipos más comunes son:

  • Lentillas progresivas tradicionales: Son las lentillas más comunes. Tienen una transición gradual entre las diferentes zonas de enfoque. Son una opción para las personas que tienen un presupuesto limitado o que no necesitan una corrección visual muy precisa. Son cómodas de llevar y fáciles de adaptar.
  • Lentillas progresivas personalizadas: Se adaptan a las necesidades específicas de cada usuario. Son más caras que las lentillas tradicionales, pero ofrecen una mejor visión. Son una buena opción para las personas que tienen necesidades visuales complejas o que quieren la mejor visión posible. Son más precisas que las lentillas tradicionales y pueden ayudar a reducir la fatiga.
  • Lentillas progresivas híbridas: Combinan la comodidad de las lentillas de contacto blandas con la nitidez de las lentillas de contacto duras. Son más duraderas que las lentillas blandas y pueden ayudar a reducir la fatiga visual.
  • Lentillas progresivas bifocales: Tienen dos zonas de enfoque, una para distancias lejanas y otra para distancias cercanas.
  • Lentillas progresivas trifocales: Tienen tres zonas de enfoque, una para distancias lejanas, una para distancias intermedias y otra para distancias cercanas.

Las lentillas bifocales y trifocales pueden ser una buena opción para las personas que necesitan una corrección visual muy precisa. Sin embargo, pueden ser más difíciles de acostumbrarse que las lentillas tradicionales.

Pregunta por las opciones de mantenimiento

Las lentillas pueden ser de uso diario, quincenal o mensual. Cada tipo de lentilla presenta diferentes condiciones de mantenimiento que afectan su uso. Aquí te presentamos las más resaltantes:

  • Lentillas de uso diario: Son las más cómodas, ya que se desechan después de cada uso. No requieren mantenimiento, por lo que son una buena opción para las personas que tienen un estilo de vida activo.
  • Lentillas quincenales: Son una opción intermedia entre las lentillas mensuales y las lentillas de uso diario. Requieren un mantenimiento menor que las lentillas mensuales, pero más que las lentillas de uso diario. Todo dependerá de tu forma de adaptación.
  • Lentillas mensuales: Son más económicas que las lentillas de uso diario, pero requieren un mayor mantenimiento. Se deben limpiar y desinfectar todos los días para evitar la acumulación de suciedad y bacterias.

Ventajas de las lentillas

Las lentillas progresivas ofrecen una serie de ventajas, como:

  • Visión nítida a todas las distancias: Las lentillas tienen diferentes zonas de enfoque para diferentes distancias. Lo que permite ver con claridad tanto de cerca como de lejos. Esto puede ser una gran ventaja para las personas que tienen presbicia. Ya que les permite ver con claridad sin tener que cambiar de gafas.
  • Más comodidad y libertad que las gafas: Las lentillas son más cómodas que las gafas, ya que no hay que preocuparse de que se caigan o empañen. Además, las lentillas permiten una mayor libertad de movimiento. Ya que no hay que quitarlas para realizar actividades como nadar o hacer deporte.
  • Un aspecto más natural que las gafas: Son más discretas que las gafas, ya que no tienen montura ni cristales. Esto puede ser una ventaja para las personas que quieren que su visión sea lo más natural posible.

Desventajas de las lentillas

Las lentillas progresivas también tienen algunas desventajas, como:

  • Un periodo de adaptación inicial: Es posible que las personas que nunca han usado lentillas tengan que adaptarse durante un periodo de tiempo. Durante este periodo, es posible que experimenten algunos problemas, como visión borrosa o fatiga ocular.
  • Un coste más elevado que las gafas: Las lentillas suelen ser más caras que las gafas. Sin embargo, el coste puede variar en función del tipo de lentillas, el material y la duración.

Las lentillas son una opción eficaz para las personas que padecen problemas de visión. Es importante consultar con un profesional óptico para que te asesore sobre las mejores opciones para ti. El óptico podrá ayudarte a elegir las lentillas que mejor se adapten a tus necesidades y presupuesto.

Añadir comentario